Intolerancia a la Lactosa

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

En tu organismo se encuentra la lactasa, una enzima presente en el intestino delgado, encargada de digerir la Lactosa, que es un carbohidrato, también llamado el azúcar de la leche y sus derivados, para convertirla en energía para tu cuerpo.

Las personas intolerantes a la lactosa, no pueden metabolizar adecuadamente este azúcar, debido a que su cuerpo no produce suficiente lactasa. La lactosa no absorbida es fermentada por bacterias del intestino grueso, produciendo hidrógeno y otros gases en el proceso. Por eso, es que las personas intolerantes a la lactosa sufren de flatulencias e hinchazón abdominal.

Esta patología tiene causas genéticas, y se transmite hereditariamente, pero también puede aparecer de manera ocasional, debido a enfermedades gastroenteritis infecciosas (que provoca un daño en la mucosa y microvellosidades del intestino) o la acción de medicamentos que producen daño en la mucosa del intestino, como es el caso de antiinflamatorios no esteroides y antibióticos.

Esquema Tolerante
Esquema Intolerante
Flecha Digestivamente

¿Qué alimentos contienen lactosa?

Una persona intolerante a la lactosa debe tener presente estos alimentos, ya que le pueden generar síntomas:

Flecha Digestivamente

Síntomas

Las personas intolerantes a la lactosa presentan una serie de síntomas molestos al consumir alimentos lácteos y derivados.

Algunos de ellos son:

  • Dolor abdominal

  • Retorcijones

  • Gases

  • Distención abdominal

  • Diarrea

  • Estreñimiento

  • Vómitos

  • Crecimiento lento (en niños)

La intolerancia a la lactosa además puede ocasionar síntomas sistémicos, como dolores de cabeza y mareo, pérdida de la concentración, cansancio intenso, dolor muscular y articular, alergia (prurito, rinitis) y úlceras bucales, por nombrar algunos.

Flecha Digestivamente

Tratamiento

Flecha Digestivamente

¿A quienes afecta?

ADULTOS:

Afecta mayoritariamente a adultos, aunque en casos de deficiencia congénita de lactasa, se manifiesta en la infancia temprana. En este caso, la intolerancia a la lactosa viene determinada genéticamente y está estrechamente relacionada a la raza.

Respecto a lo anterior, la intolerancia a la lactosa suele afectar más a personas de origen latino o hispano.

EN CHILE:

La intolerancia a la lactosa afecta al 56% de los adultos en Chile con ascendencia hispana, y a más del 80% con ascendencia mapuche [1].

Con respecto a la población infantil, más del 40% de los niños sobre los 11 años vive con intolerancia a la lactosa [2].

Por tanto, es un padecimiento que sufre la mayoría de los chilenos.

 

EXÁMENES:

El diagnóstico debe ser realizado por un médico, quien de acuerdo a los síntomas del paciente e historial familiar, determinará el tratamiento más adecuado.

1. Test de intolerancia a la lactosa: Consiste en beber altas dosis de Lactosa, y luego realizar pruebas de sangre, si la muestra arroja leve aumento de glucosa es indicativo de deficiente absorción de lactosa.

2. Test de hidrógeno o prueba de aliento: es la más utilizada, y busca comprobar un aumento de hidrógenos en el aliento tras ingerir 50 gr. de lactosa.

3. Acidez en las deposiciones: se usa más en niños, debido a que es menos invasivo que otros exámenes. Busca acidez en las heces, lo cual es indicativo de intolerancia a la lactosa.

Flecha Digestivamente

Riesgos Asociados

Entre las principales consecuencias de no diagnosticar la intolerancia a la lactosa, podemos encontrar:

  • Prolongación de la diarrea y/o los síntomas digestivos que provoca.

  • Aumento de la severidad de un episodio de diarrea, especialmente en niños

  • Deshidratación, acidosis, trastornos de los electrolitos

  • Desnutrición si se prolonga en el tiempo

  • Proliferación bacteriana en intestino delgado, en zonas donde normalmente hay pocas bacterias

  • Disminución de la absorción de los azúcares y otros nutrientes

  • Disminución de la ingesta de calcio, osteoporosis

  • Alteración de la calidad de vida

Flecha Digestivamente